1 ene 1970

Consejos

0 comentarios

Te damos unos cuantos consejos para guardar tu moto en invierno y que al volver a arrancarla funcione como el primer día.

Los meses de invierno se hacen más duros cuando se circula sobre dos ruedas y hay quien decide guardar su moto en esta época del año para protegerse del frío, la lluvia, la nieve y demás inclemencias climatológicas. A pesar de que no se utilice, la moto también requiere de algunos cuidados:

Llenar el depósito

Aunque no se vaya a utilizar la moto es conveniente rellenar el tanque de combustible al completo. Como es una pieza metálica, tampoco está libre de poder oxidarse por dentro. Al llenarlo se minimiza la cantidad de aire que hay en su interior por lo que se reduce la posibilidad de que se oxide y de tener problemas posteriores en los filtros.

Los neumáticos

Es conveniente que las gomas no toquen el suelo, pues al estar parada sobre la misma zona de contacto durante un largo periodo de tiempo, pueden llegar a deformarse. Para ello será conveniente utilizar el caballete en lugar de la pata de cabra si nuestra moto lo incorpora o si disponemos de uno. Por otra parte, también es adecuado aumentar las presiones de los neumáticos entre medio kilo y un kilo por encima de lo recomendado. Así conservarán su forma y no se deshincharan en caso de que pierdan aire. 

Proteger del óxido tornillos y demás piezas metálicas

Al igual que ocurre en la cadena, la corrosión y el óxido pueden convertirse en duros enemigos durante los meses de frío en los que no se mueva la moto. Aplicar un lubricante, nos asegura que todas estas piezas se mantengan en un estado óptimo, e incluso, pudiendo recuperar el buen estado de las mismas al aplicarlo si ya tuviésemos alguna oxidada. Este mantenimiento evitará que se deterioren los componentes más vulnerables.

Engrasar la cadena

Debemos mantener la cadena engrasada en todo momento, aunque la moto vaya a estar parada, de lo contrario podría llegar a oxidarse y coger holgura en determinadas partes, produciendo un mal funcionamiento posterior, e incluso que llegue a partirse. Lo ideal es poder realizar este mantenimiento con un producto que aporte los mejores componentes y calidad. 

Desconectar la batería

Para evitar que la batería se descargue es conveniente desatornillar los bornes si la moto va a estar parada durante los meses de frío. Siempre quitando primero el negativo y luego el positivo. Aunque esté sin utilizarse conviene que no llegue a descargarse del todo, pues en caso de hacerlo perderá capacidad y durará menos en cuanto vuelva a funcionar. Para ello, es recomendable utilizar un cargador específico según la batería de tu moto.

Cambiar el aceite del motor

Durante un largo periodo de tiempo sin utilizarse, las impurezas que se han ido soltando en el sistema de combustión y que se van almacenando en el motor pueden llegar a solidificarse y provocar mayores daños cuando se vuelva a arrancar la moto. Es por esto que un cambio de aceite antes de hibernar la moto es uno de los mejores cuidados que podemos hacer si queremos alargar la vida del motor durante mucho más tiempo. Al cambiarlo habrá que utilizar siempre el idóneo para nuestra moto. 

Guardar la moto en un garaje y cubrirla con una lona

Quizá este cuidado sea uno de los más complicados de llevar a cabo, pues no todo motero dispone de un garaje donde proteger la moto de las inclemencias del clima invernal. No obstante, tanto si la dejas a cubierto como si duerme en la calle, es conveniente cubrirla con una lona impermeable y transpirable para que la lluvia, la humedad y demás factores climátológicos no afecten ni a su estética ni al funcionamiento.

Proteger plásticos y embellecedores

Puesto que además de un buen rendimiento siempre querremos que la moto esté impecable, hay que asegurarse de que todos los componentes externos como carenadoscromados, y demás guarnecidos se encuentren cuidados y sin suciedad. Para ello, debemos realizar un lavado a fondo de la moto, eliminando toda la suciedad y humedad que encontremos, tapando también los componentes eléctricos, tomas de aire, escape y demás zonas donde no es conveniente que llegue el agua. Tras ello, es recomendable utilizar un producto específico el cual no solo mantiene en buen estado los plásticos y embellecedores durante el invierno, sino que además hace posible recuperar una gran parte de su brillo de fábrica.
 

Fuente:https://www.clubsoymotero.com/



CUÉNTANOS QUE OPINAS

Su dirección de correo electrónico no será publicada.