1 ene 1970

Consejos

0 comentarios

     Nos hablan a cerca de la Triumph Bobber y sus neumáticos. En concreto, sobre cuál es la presión de hinchado que podemos recomendarle para sus neumáticos, más allá de lo que la propia marca recomienda en el manual del propietario. Es una buena pregunta y permite repasar no sólo la importancia de las presiones de las ruedas en una moto sino también su influencia en el comportamiento. Es decir, cómo puede permitirnos adaptar ligeramente a nuestro gusto o estilo o necesidades, cómo se “siente” la moto.

Presion ruedas moto

     De entrada y centrándonos en la Triumph Bobber: esta moto que además de preciosa es bastante particular (muy baja), monta neumáticos “a medida” para ella. Concretamente son Avon, según el modelo los AV 71 o los Cobra. Seguramente son neumáticos que la marca ha desarrollado para esta moto, es algo que no es frecuente pero ocurre. Cuando es así, y una marca que prueba tan bien sus motos como Triumph, su recomendación en presiones o ajustes de suspensión suele ser perfecta. Como ya sabes el manual recomienda 2,2 bar delante y 2,9 detrás.

     ¿Cual sería el consejo? Si la moto parece un poco torpe de delante (dirección “dura” que obliga a hacer fuerza para meterla y mantenerla en curva) prueba a subir la presión delante hasta 2,5-2,6 bar como mucho. Si no es eso, y la trasera parece seca (te llegan demasiado directos los baches) o incluso pierde agarre detrás a veces, baja esa presión hasta 2,6 como mucho. Veamos el por qué todo eso…

     Ya hemos visto por qué se recomiendan ciertas presiones, pero ni todos los pilotos pesan lo mismo, ni todos circulan por las mismas carreteras, ni al mismo ritmo, ni a la misma temperatura… ni todos tienen el mismo gusto por el tacto o comportamiento de la moto. Ahí es donde algún ajuste sobre esa cifra puede ser beneficioso. Así como los coches apoyan sobre cuatro ruedas prácticamente planas (las caídas o inclinación sobre la vertical del asfalto de las ruedas de coches de serie son mínimas), las motos como bien sabemos usan un amplio arco de sus neumáticos, de perfil curvo, pues se inclinan en las curvas. Incluso en aparente línea recta, realmente la moto dibuja un suave zigzagueo para mantenerse en equilibrio.

     La forma de ese arco o perfil depende del peso que cargue la rueda y de su presión de hinchado. El fabricante del neumático calcula la carcasa (la estructura que lo mantiene) de forma que mantenga una forma óptima para el comportamiento dentro de unos márgenes de peso y presión: de ahí viene la recomendación del manual. Como es evidente, si la carga aumenta mucho o la presión disminuye, el neumático se desformará demasiado. Eso de un lado aumentará la “huella” (la parte del neumático en contacto con el asfalto), mejorando el agarre (más goma). Pero por otra, al aumentar la deformación, hará perder precisión y agilidad. Si ocurre lo contrario y la carga es más baja o/y la presión es muy alta, se deformará demasiado poco: menos huella (menos agarre) pero más agilidad y precisión.

     ¿Cuánto se puede “jugar” con las presiones? En general se puede decir que alterar las presiones recomendadas en unas 2 o 3 décimas, arriba o abajo, entra dentro de lo razonable o “seguro” y puede permitirnos probar en qué cambia el comportamiento de la moto. El tipo del neumático, y su desgaste, influyen: es frecuente en muchas motos que, a medida que gastan el delantero (los flancos), “piden” alguna décima extra de presión para no resultar torpes de dirección. Un caso distinto, es el uso en circuito: allí las inclinaciones y el trabajo es diferente, más intenso, y es necesario bajar las presiones de carretera en hasta medio kilo o más para compensar. Pero ésa es otra historia…

Fuente: https://www.soymotero.net/



CUÉNTANOS QUE OPINAS

Su dirección de correo electrónico no será publicada.