10 mar 2020

0 comentarios

Llega el buen tiempo y las lógicas ganas de montar en moto. Pero antes de salir a la carretera debes revisarla, sobre todo si ha estado mucho tiempo parada por la hibernación.

Con la llegada del buen tiempo seguro que te han entrado ganas de viajar en moto, pero conviene realizar una buena puesta a puntos antes de lanzarse a la carretera. Este mantenimiento es sin duda requisito imprescindible en el caso de que hayas tenido tu moto parada este invierno. Si no te ves capacitado de hacerlo por tu cuenta o simplemente no tienes tiempo o sitio para hacerlo, siempre puedes acudir a tu taller habitual para realizar estas tareas.

Revisión de la batería

Lo primero de todo hay que revisar todos los aspectos mecánicos de la moto susceptibles de haberse deteriorado por la falta de uso. Lógicamente, el accesorio más perjudicado en este caso suele ser la batería, que si no se han tomado las medidas básicas –desconectar los bornes- estará muerta. Para saber el estado real se necesita un multímetro eléctrico, con lo que se podrá determinar si hay que cambiar la batería –si está tan baja que ya no carga o directamente descargada totalmente- o si se puede realizar un ciclo de carga con un cargador. Los cargadores no son demasiado caros pero hay que verificar que realiza paradas y cambios de intensidad. Mientras se carga la batería o tras sustituirla se pueden ir revisando otros puntos.

Líquido refrigerante

En principio el líquido refrigerante ni se ha tenido que evaporar porque está encerrado en un sistema capaz de soportar una cierta presión, ni ha debido degradarse, pero ya que estás manos a la obra no te cuesta nada echar un vistazo. El líquido del bote de expansión te marca el nivel, y además con el color que tiene puedes ver su estado. Las motos llevan una solución de agua y alcohol coloreada, normalmente de azul o de verde. Pues bien, esta tonalidad es un chivato perfecto de su estado. En caso de que falte líquido no tienes más que rellenar, algo normalmente sin ninguna complicación… salvo el problema habitual: para llegar a la boca de llenado tienes que desmontar media moto.

Presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos es otro punto importante y conviene revisarla al menos una vez al mes incluso cuando la moto se use a diario. Lo normal es que durante todo este período de inactividad se haya perdido aire, por lo que en principio valdría con inflarlas hasta alcanzar la presión adecuada. Ahora bien, si la presión es mínima y las ruedas han estado apoyadas en el suelo los neumáticos han podido deformarse. Si se han agrietado no queda más remedio que cambiarlos, no es nada recomendable escatimar dinero en este sentido.

Pastillas y líquido de frenos

Se puede aprovechar la revisión de las ruedas para ver el estado de los frenos, en especial de las pastillas. Hay que mirar, primero, si el grosor es el correcto y si además el desgaste es uniforme. Un desgaste excesivo puede provocar daños en el disco que supondrán pérdida de efectividad y una reparación más costosa que la de simplemente cambiar las pastillas. Si está todo correcto, hay que frenar con cuidado en los primeros kilómetros pues igual la superficie de las pastillas se haya endurecido y se requiera un pequeño rodaje.

Cadena

Seguro que te encuentras con una cadena negra como el alma del diablo, bien recubierta de porquería y de grasa, y encima sin moverse durante meses. Lo mejor, en lo que tardas más y además una de las cosas más sucias a las que puedes enfrentarte, es limpiar la cadena. Ése es el consejo, que primero la dejes bien limpia. Si está recubierta de grasa adherida, el lubricante que pongas no hará más que resbalar o recubrir la capa negra que ya hay, sin cumplir su función.

Para limpiarla, emplea un producto específico frotando con una brocha y limpiando con papel. Comprueba también la tensión cuando esté limpia y la posible presencia de eslabones gripados o duros. Después deberías engrasarla, pero es mejor que esperes para ello a acabar con la última operación.

Gasolina, luces y mandos

Es hora de poner en marcha la moto, siempre que tenga gasolina. Ahora bien, es recomendable cambiar el combustible que haya en el depósito no sea que se haya descompuesto y pueda afectar al motor.
 

Fuente:https://www.clubsoymotero.com/



CUÉNTANOS QUE OPINAS

Su dirección de correo electrónico no será publicada.