17

Julio

2019

Las motos eléctricas se consolidan como la forma de movilidad más sostenible y eficiente.

   Las motos eléctricas se están haciendo un hueco en el mercado del motor. Se han consolidado como la forma de movilidad más sostenible y eficiente de las ciudades.
   Hoy en día, ya son varias las localidades de España que cuentan con servicios de motos eléctricas compartidas. Las marcas Yugo, eCooltra y Muving son un claro ejemplo de ello. Y es que las propuestas en este sector son muy amplias y cada vez son más los usuarios que se decantan por el alquiler o la compra de motocicletas o ciclomotores eléctricos.
   La movilidad sobre dos ruedas se ha convertido en una de una de las mejores maneras de moverse por las ciudades. Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza son ejemplos de localidades en las que los servicios de motos eléctricas compartidas se han implementado.
   En 2018, las matriculaciones de motos en España (tanto eléctricas como de combustión) aumentraon un 8,9% con respecto al año anterior, hasta llegar a las 173.545 matriculaciones, según los datos proporcionados por la Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas (ANESDOR). Si nos centramos en los nueve primeros meses de 2018, según los datos facilitados por la asociación, se matricularon un total de 3.559 motocicletas eléctricas, lo que supone un crecimiento del 142%, mientras que los ciclomotores eléctricos aumentaron un 68,4% con 1.844 unidades matriculadas.
   ¿Cuáles son las ventajas de adquirir una moto eléctrica?
   No contaminan: al ser eléctricas no queman combustible ni generan CO2 a diferencia de los coches de combustión.
   Son silenciosas: no emiten ruido.
   Ahorro: aunque el precio inicial es superior al de una moto que funciona con carburante, esta diferencia de precio se ve recompensada al no necesitar carburante, sino solo la recarga de la batería. Cada kilómetro recorrido con una moto eléctrica es mucho más económico. Se estima que el consumo de electricidad tiene un coste de menos de 1 euro cada 100 kilómetros.
   ¿Y los inconvenientes?
   Los puntos de recarga o electrolineras todavía son escasos, pero con el tiempo se espera que aumenten.
   El tiempo de recarga es mayor al de una moto convencional.
   La autonomía no permite recorrer viajes de largo recorrido salvo que la batería sea de gran capacidad.

 

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3554141/0/motos-electricas-movilidad-sostenible/#xtor=AD-15&xts=467263