16

Junio

2021

Incumplir los límites de velocidad es el tipo de infracción que más cometen los conductores españoles, con casi 2,5 millones de denuncias en 2020. En el caso de los motoristas, la velocidad fue un factor concurrente en el 15% de los siniestros graves y en el 28% de los fallecidos, según se desprende de un reciente estudio realizado por la Fundación Mapfre y la Asociación Española de la Carretera (AEC).

      Dónde más siniestros  se producen es en zona urbana, aunque con menor mortalidad que en zona interurbanas, que es donde menos siniestros se registran pero con mayor gravedad. Las cifras anuales reflejan que, aunque en las vías interurbanas solo se produjeron el 22% de los accidentes de moto, el 68% de los fallecidos eran usuarios de este tipo de vehículos. En las carreteras secundarias se concentran el 85% de los siniestros mortales con motoristas implicados.

¿Cómo incluye la velocidad en la siniestralidad de los motoristas? ¿Cuáles son las consecuencias por no cumplir los límites de velocidad?

Aumentan las multas por exceso de velocidad

      La velocidad inadecuada ha dejado de ser el principal factor de la siniestralidad en las carreteras españolas y ahora está en tercera posición por detrás de las distracciones y el consumo de alcohol y drogas. Aún así, preocupa el aumento de las multas por exceso de velocidad en 2020, un año con menor movilidad debido a la pandemia. Esto nos indica una relajación en el cumplimiento de las normas por parte de los conductores.
      El estudio de la Fundación Mapfre y la Asociación Española de la Carretera también dice que el exceso de velocidad estuvo presente en un 29,3% de los siniestros con motoristas fallecidos, por delante de la conducción bajo los efectos del alcohol (17,4%) y de las drogas (10,2%).
      La DGT ha puesto el foco en los usuarios de motocicletas y ciclomotores porque el riesgo de fallecer por cada kilómetro recorrido es 17 veces superior a hacerlo en un coche. La siniestralidad ha ido en aumento en este colectivo y en 2019 representó uno de cada cuatro fallecidos en siniestros viales. Y muchos de estos fallecidos se producen los fines de semana. En los primeros 18 fines de semana de este año han fallecido 51 motoristas. Por este motivo la DGT ha puesto en marcha una serie de controles en vías interurbanas específicos para los motoristas. El primero tuvo lugar del 29 al 30 de mayo y habrá otros dos los fines de semana del 24-25 de julio y del 4-5 de septiembre.

      De los 15.525 controles que se realizaron en vías convencionales el último fin de semana de mayo, la infracción más numerosa fue con diferencia el exceso de velocidad, con 279 denuncias formuladas, seguida a gran distancia de carecer de la ITV en vigor (68 denuncias). Le siguen otras infracciones como el uso de silenciadores, los adelantamientos antirreglamentarios o no respetar la marca longitudinal continua.

¿Cómo influye la velocidad en los siniestros?

      También habla de esta influencia directa en la frecuencia y severidad de los siniestros el modelo potencial propuesto por el investigador noruego Nilsson, comúnmente aceptado por organismos internacionales, que dice que una subida del 1% en la velocidad media conlleva un crecimiento del 2% en la frecuencia de accidentes con víctimas, del 3% en la frecuencia de accidentes graves y del 4% de accidentes mortales. Además, para la Comisión Europea (CE), la velocidad es determinante en el 30% de los accidentes mortales.No podemos negar que la velocidad es un factor importante en la siniestralidad pero no es la única. Es importante analizar todos los factores y especialmente los que afectan a la infraestructura“La moto es más sensible a la vía que otros vehículos y este elemento de riesgo queda la mayoría de las veces oculto por la velocidad”, explica Antonio Lucas, director de Seguridad Vial del RACE.
      Aunque hay muchas otras causas que provocan los accidentes, en este reportaje nos vamos a centrar en los límites de velocidad, en cuáles son y cuál es la sanción por incumplirlos.

Los límites de velocidad en España

      Las motocicletas, al igual que los turismos, no pueden exceder los 120 km/h cuando circulan por autopistas o autovías. Si circulan por carreteras secundarias el límite se reduce a 90 km/h. Tanto los 120 km/h como los 90 km/h son límites máximos genéricos pero dependiendo de las características de cada vía pueden ser inferiores, por lo que como conductor debes ir atento a las señales.
      Además, la DGT está a punto de poner en marcha una reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación  de Vehículos a motor y Seguridad Vial según la cual ya no estará permitido sobrepasar en 20 km/h la velocidad máxima de una vía para realizar un adelantamiento. “No estamos de acuerdo con esta medida porque un adelantamiento es más seguro cuando más rápido se realice”, afirma Antonio Lucas, del RACE.
      En el caso de circular por zona urbana, como máximo el velocímetro de tu moto podrá marcar 50 km/h, pero sólo en las vías con dos o más carriles por sentido porque en el resto de vías no se pueden superar los 30 km/h o 20 km/h.

 

Radares que multan, ¿cuánto hay que pagar?

      No cumplir los límites de velocidad está tipificado como una infracción grave o muy grave dependiendo de las consecuencias, e incluso puede ser considerado delito cuando el exceso de velocidad se supera en más de 60 km/h en vías urbanas y más de 80 km/h en vías interurbanas. 
      Cumplir o no los límites depende de la responsabilidad de cada uno, tanto por el riesgo propio que asume el motorista como por el riesgo que conlleva para los demás usuarios de las vías. Menos debería de preocuparte la multa, aunque también ‘duele’.

 

El sistema sancionador español regula los excesos de velocidad con las siguientes sanciones:

INFRACCIÓN GRAVE:

Límites entre 20 y 50 km/h: 

Hasta 20 km/h más: multa 100 €. No resta puntos.

De 21 a 30 km/h más: multa 300 €. 2 puntos.

De 31 a 40 km/h más: multa 400 €. 4 puntos.

De 41 a 50 km/h más: multa 500 €. 6 puntos.

Límites entre 60 y 120 km/h:

Hasta 30 km/h más: multa 100 €. No resta puntos.

De 31 a 50 km/h más: multa 300 €. 2 puntos.

De 51 a 60 km/h más: multa 400 €. 4 puntos.

De 61 a 70 km/h más: multa 500 €. 6 puntos.

INFRACCIÓN MUY GRAVE

Límites entre 20 y 50 km/h: 

Más de 51 km/h: multa 600 €. 6 puntos.

Límites entre 60 y 120 km/h:

Más de 71 km/h: multa 600 €. 6 puntos.

DELITO

Más de 60 km/h en vías urbanas y más de 80 km/h en vías interurbanas: prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos para la comunidad de 31 a 90 días. Privación del permiso de conducción entre 1 y 4 años.

      Más de 1.300 radares vigilan que los conductores cumplan los límites de velocidad. En las carreteras propiedad del Estado hay 764 radares fijos, 548 móviles y 80 de tramo. A esta lista se sumarán otros 75 cinemómetros más a lo largo de 2021. Y no pienses que llevar un detector de radar o cinemómetro en la moto te va a librar de la multa. Ahora está prohibido su uso y en breve la DGT también sancionará por el simple hecho de llevarlos en el vehículo (aunque estén apagados).

      ¿Sabías que en el año 1900 la velocidad en carretera estaba limitada a 28 km/h y a 15 km/h en ciudad? ¿Y que en 1934 las multas por superar la velocidad máxima eran de 5 pesetas o 25 pesetas para los reincidentes? Aunque ahora te parezca muy poco dinero, para la época eran multas muy elevadas.

      Hoy por hoy la moto es un modo de transporte con muchas ventajas: es práctico, te permite estar más conectado con la vía, con el paisaje, con el resto de moteros, pero como bien dice Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, “la moto es para disfrutarla pero siempre con responsabilidad y teniendo presentes los riesgos asociados, sobre todo, nuestra propia vulnerabilidad”.

 

Fuente: coches.motos.net